El Gobierno ha aprobado un nuevo sistema de bonificaciones para las empresas con respecto a la contratación.

El Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros contempla un nuevo sistema de bonificaciones a la contratación de empleados por parte de los autónomos y empresas. El objetivo de esta norma busca fomentar la contratación indefinida y no la temporal. Esta normativa se incluye dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, a la que se había comprometido el Gobierno con Bruselas.

Para poder contar con estas ayudas el empresario debe mantener al empleado durante al menos tres años. Las empresas que contraten al trabajador por ese periodo serán las que se podrán beneficiar de las ayudas. Este sistema elimina el hecho de encadenar contratos temporales durante un largo periodo de tiempo.

La medida entrará en vigor a partir del mes de septiembre, una vez que esté aprobada por la Cámara.

En busca de una mejora laboral

Lo que se pretende es incentivar la contratación de trabajadores indefinidos especialmente centrado en personas de atención prioritaria, así como en la conversión de determinados contratos temporales en indefinidos.

Algunos de los sectores donde se aplicará la subvención será con la conversión de contratos temporales del campo en fijos discontinuos o por contratar de forma indefinida o incorporar como socio de una cooperativa o sociedad laboral a personas que realizan formación práctica en empresas.

Otra de las novedades pasa por el aumento de algunos incentivos que ya existían previamente. Es el caso de los contratos indefinidos para desempleados de larga duración. En estos casos la bonificación que era de 110 euros, se transformará en 128 euros. Esta misma norma se aplicará en el caso de la contratación de trabajadores de 45 años o más.

La nueva normativa, también trae consigo la eliminación de algunas ayudas que incentivaban la contratación temporal. Las bonificaciones eliminadas no se conocen aún.

Incentivos de la nueva ley

El mes de septiembre será el momento en el que los incentivos entrarán en vigor. Esos incentivos se resumen en:

  • Se crea una bonificación por la contratación indefinida de jóvenes con baja cualificación beneficiarias del Sistema Nacional de Garantía Juvenil. Dará derecho a una bonificación 275 euros durante tres años.
  • Se crea una bonificación por la contratación indefinida o incorporación como persona socia en la cooperativa o sociedad laboral de personas que realizan formación práctica en empresas. Dará derecho a una bonificación de 138 €/mes, durante tres años, o bien durante la vigencia del contrato si se trata de persona con discapacidad.
  • Se crea una bonificación por la transformación en contratos fijos discontinuos de contratos temporales suscritos con personas trabajadoras incluidas en el Sistema especial agrario por cuenta ajena. Dará derecho, durante los tres años siguientes, a una bonificación en la cotización de 55 euros por mes, cifra que, en el caso de las mujeres, se eleva hasta los 73 euros por mes.
  • Se bonificará las readmisiones de personas trabajadoras que hubieran cesado en la empresa por incapacidad permanente total o absoluta para mejorar la empleabilidad de este colectivo de que se trata. La bonificación se limita a los contratos indefinidos y a los supuestos en los que la readmisión no obedezca a un derecho del trabajador, límites que no están contemplados en la regulación actual.
  • Estas bonificaciones se extienden a los supuestos de personas mayores de 55 años con incapacidad permanente reincorporadas a su empresa en otra categoría, así como de personas mayores de esa edad que recuperan su capacidad y pudieran ser contratadas por otra empresa.

Objetivo: contratación a tiempo completo

Con el objetivo de que las contrataciones sean, en su mayoría, a tiempo completo, en caso de contratación a tiempo parcial las cuantías se reducirán proporcionalmente en función de la jornada establecida. En ningún caso se incentivan las jornadas parciales inferiores al 50% de la jornada a tiempo completo de una persona trabajadora, salvo en los supuestos de permisos por conciliación.

Algunos de los incentivos ya existentes se aumentan con el actual sistema de bonificaciones:

  • La bonificación en la actualidad por la contratación indefinida de personas en situación de exclusión social (55 €/mes) se incrementa hasta 128 €/mes, igualándose así a la establecida por la contratación indefinida de otros colectivos vulnerables.
  • Las bonificaciones derivadas de las sustituciones se limitan para determinados supuestos a la contratación de personas jóvenes y su duración se ha ajustado a la duración que pudieran tener los propios contratos de sustitución.
  • La contratación indefinida de personas desempleadas de larga duración da derecho a una bonificación superior cuando la persona contratada es mujer (128 €/mes, en lugar de 110 €/mes). Esta mayor bonificación se extiende también a la contratación de personas que tengan 45 o más años.
  • Respecto del contrato de formación en alternancia establece unas cuantías de bonificación, en lugar de porcentajes, equivalentes a las que resultarían de aplicar el 75% a las cuotas empresariales únicas previstas para este contrato y el 100% en función del tamaño de la empresa.
  • Los beneficios en las cuotas de la Seguridad Social previstos por la transformación en indefinidos de contratos formativos también tienen novedades derivadas de la unificación de su regulación e incrementan su cuantía un 200% para igualarla a la prevista por la transformación en indefinido del contrato de formación en alternancia.

Tal y como se hace con la bonificación por transformación del contrato de relevo, se elimina de la norma la condición de que sólo puedan beneficiarse de esta bonificación las empresas con menos de 50 trabajadores en alta, como sucede actualmente. Las bonificaciones previstas en la actualidad por la formación en alternancia permiten financiar tanto costes de formación como costes de tutorización en la empresa, limitando los primeros a la actividad formativa que, vinculada al citado contrato, se realice en el ámbito laboral. En cambio, la bonificación por costes de tutorización sería aplicable a todas las empresas.

En lo que respecta a las personas con discapacidad, se regulan las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social relativas a la contratación de personas con discapacidad, las bonificaciones en los supuestos de contratos suscritos por empresas de inserción y las bonificaciones por los contratos de sustitución de trabajadoras víctimas de violencia de género o de violencias sexuales. Éstas se mantienen con las bonificaciones actuales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies