El nuevo sistema de cotización para los autónomos establece un pago de cuota mensual de acuerdo a los rendimientos netos.

Tras un año de duras negociaciones se ha logrado cerrar un acuerdo sobre la reforma de cotización de los trabajadores por cuenta propia de acuerdo con los ingresos reales que generen. Esta reforma, que se aplicará entre 2023 y 2025, y obligará a los autónomos a cotizar de acuerdo a lo que ganan, y no permitirá escoger el tramo que ellos mismos elijan. En concreto son 15 los tramos de ingresos establecidos que van de un mínimo de cuota de 200 euros hasta los 590 euros.

La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) ha dado su respaldo al preacuerdo sobre el nuevo régimen de cotización, junto al visto bueno las otras dos organizaciones presentes en la mesa de negociación, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) y la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae).

Dentro de la negociación, también se aprobó la propuesta del ministro Escrivá de que los autónomos con rendimientos netos por debajo de 670 euros cotizarán 230 euros mensuales en 2023, que se reducirá a 225 en 2024 y se quedará en 200 euros en 2025. Para los trabajadores cuyos rendimientos netos estén por encima de 6000 euros, el último tramo, pagarían a la Seguridad Social 500 euros en 2023, para subir a 530 euros en 2024 y quedarse en 590 euros a partir de 2025.

Una reforma conflictiva
El acuerdo final supone una reducción de la cotización de los trabajadores que menos ganan, ya que a día de hoy la cuota mínima es de 294 euros al mes (o 377 euros para los autónomos societarios). Pero del mismo modo implica el aumento de lo que pagan los autónomos con ganancias más elevadas, que poco a poco irán ajustando su aportación a sus rendimientos netos. Un dato importante que hay que sopesar es que la mayoría de los autónomos, más de un millón, están en el tramo más bajo con menos de 670 euros al mes.

El nuevo sistema pretende adaptarse a las necesidades del colectivo de manera que se pueda ir cambiando de tramo según las necesidades al menos cada dos meses, pero también la Seguridad Social rastreará la evolución de las cotizaciones de los autónomos y sus ingresos y podrá exigir el pago de la diferencia en caso de que el trabajador tuviera rendimientos netos superiores al tramo por el que estaba cotizando.

Otro punto caliente sobre el que se extendió el debate fue la protección social de los autónomos en caso de cese de actividad sobre la que los representantes pidieron un sistema más justo que mejorase las prestaciones en dichas situaciones.

En este sentido se ha acordado que para el cese de actividad basta con el 60% de reducción a la totalidad de la plantilla o bien la suspensión de los contratos del 60% de la plantilla, frente al 75% que se pedía con anterioridad. Se elimina el requisito de haber cotizado los doce meses anteriores de forma ininterrumpida para acceder al cese de actividad, ahora exigen haber cotizado al menos 12 meses en los últimos 24 meses y se elimina el requisito de no tener cumplida la edad ordinaria de jubilación en el caso del cese de actividad temporal o parcial.

Por otro lado, se acuerda mantener la tarifa plana reducida, fijada en 80 euros al mes durante los dos primeros años de actividad.

Avances para mejorar las condiciones de los autónomos
Entre los avances conseguidos en esta negociación destacan:

  • La prestación por cese de actividad de los autónomos será compatible con el cobro de otras prestaciones, incluso con el desempleo, si el autónomo es además asalariado (pluriactividad). El cese de actividad también se podrá compatibilizar con el desarrollo de actividades por cuenta ajena y por cuenta propia en determinados supuestos
  • Los autónomos de hijos con cáncer o enfermedades graves tendrán una bonificación del 75% de la cuota, que se calculará sobre la base media de los últimos 12 meses cotizados (antes era sobre la base mínima).
  • La cotización por Incapacidad Temporal no será obligatoria en pluriactividad (independientemente de la base que tenga el autónomo en el Régimen General).
  • Se amplía la bonificación para las madres autónomas trabajadoras de 12 a 24 meses.
  • Durante 2023, 2024 y 2025, el autónomo podrá cotizar por una base comprendida entre la que le corresponda y la base máxima del sistema.
  • Los autónomos que a 31 de diciembre de 2022 coticen por una base superior a la que le corresponde por rendimientos podrán mantener dicha base superior en 2023.
  • Se acortan a cuatro meses la devolución de las cotizaciones.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies