El Tribunal Supremo ha sentado jurisprudencia permitiendo a los autónomos deducirse los gastos de comidas de trabajo con sus clientes.

Si hasta el momento se reclamaba la posibilidad de que los autónomos se pudieran deducir las comidas con sus clientes en contra de lo que dictaba Hacienda, por fin el Tribunal Supremo ha sentado jurisprudencia con una sentencia que permite esta opción. De este modo, y a pesar de las reticencias de Hacienda, según el fallo del Supremo, los autónomos ya tienen derecho a deducirse cualquier gasto derivado de comidas, cenas o incluso regalos, a clientes o proveedores sin necesidad de que esa acción de atención tenga que derivar en un ingreso para el negocio justificado.
Esta decisión supone un gran avance para los trabajadores por cuenta propia.La siguiente tarea que queda por lograr es que los autónomos consigan reducirse gastos tan habituales y necesarios para sus actividades como el vehículo, el teléfono móvil o la ropa de trabajo.

¿Cómo se justifican los gastos de comidas de trabajo?

A pesar de la sentencia del Tribunal Supremo, aún no se ha definido el modo de llevarlo a cabo, por lo tanto ante cualquier inspección, los negocios únicamente tendrán que demostrarle al funcionario de la Administración que la persona a la que han invitado a comer, o a la que le han enviado un regalo, es alguien que, o bien colabora en su actividad o bien con el que quieren iniciar un negocio. Estas transacciones se podrían justificar con un e-mail, un mensaje o WhatsApp, una llamada telefónica donde aparezca el nombre en la cartera de clientes habituales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies