Después de dos años desde que se decretara la obligación de las empresas del registro de las jornadas de sus empleados se han detectado un total de 9.000 infracciones.

Hace dos años desde que se publicó el decreto-ley que obligaba a las empresas a llevar un control sobre las jornadas laborales de sus plantillas. Actualmente las infracciones cometidas en este aspecto han recaudado 16 millones de euros con la detección de 9.000 casos.

Parece ser que el relajamiento de este control, quizás acuciado por el teletrabajo y la pandemia, ha ido creciendo, de ahí las sanciones. Muchas de ellas derivadas del aumento de horas en muchos casos sin remuneración extra.

A ello se une que en muchas empresas se siguen generando dudas acerca de cómo aplicar el control horario en gran variedad de casos como trabajadores temporales, trabajadores a distancia o que, por cuestiones laborales, trabajan de un lado para otro, como es el caso de los comerciales, que en todos estos casos también deben tener su jornada registrada.

Cuantía de las multas

En caso de incumplir la ley las empresas pueden ser sancionadas con multas de entre 60 y 625 euros, considerándose faltas leves.

Si el caso es que los trabajadores no cobran las horas extra que han efectuado o cuando no han sido computadas, las multas serán consideradas graves e irían de los 625 y los 6.250 euros.

Las sanciones más graves acarrearían multa de 6.250 a 187.515 euros en caso de que el empleado haya hecho más de 80 horas extraordinarias, no se hayan registrado las horas extra correctamente o trabajadores menores de 18 años han realizado horas extra.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies