Aunque Hacienda se compromete a no elevar los impuestos a las pymes, no aclaró la posibilidad de reducirlos.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, acaba de confirmar la creación de un comité compuesto por 17 expertos, que tendrán la tarea de buscar las fórmulas fiscales oportunas dentro de la reforma fiscal que se pretende que entre en vigor en poco tiempo y que puede suponer una subida algunos impuestos clave para las empresas, como el de Sociedades y el de Patrimonio y Sucesiones.

Con este horizonte las pymes y autónomos se librarán, de momento de la subida impositiva, mientras que se verán afectadas las grandes empresas, aunque se podrían ver afectados por un incremento en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones que les perjudicaría a la hora de heredar el negocio familiar.

Objetivos del Gobierno

Con estas nuevas medidas, el Gobierno busca acercar la presión fiscal de nuestro país al resto de los países europeos, ya que nos hallamos por debajo de la de nuestros vecinos. Así se espera que los pequeños negocios se conformen con no tributar más, en vez de pagar tipos reales en Sociedades un poco más cercanos a los de las grandes empresas.

Sin embargo, la ministra hizo referencia, al compromiso adquirido con su socio de Gobierno, de ligar la subida de tributación de las grandes empresas, implantando un tipo mínimo efectivo del 15%, con una bajada del tipo nominal que pagan los autónomos societarios y pequeñas empresas en el Impuesto de Sociedades, del 25% al 23%.

Dentro de los puntos en los que se trabajará en la reforma fiscal es la revisión del Impuesto de Sociedades, una subida que exclusivamente afectaría a las grandes empresas. 

Aspectos por cumplir

Debido a la mala situación de las arcas públicas, el Gobierno decidió subir los impuestos a las grandes corporaciones, pero aún falta por cumplir la promesa de reducir el Impuesto de Sociedades a los negocios pequeños.

Además, dentro de las Directrices del Plan Estratégico de Desarrollo Sostenible 2030 se contempla llevar a cabo, de forma inminente, reforma fiscal que favorezca la recuperación económica y la creación de empleo. Para lograr estos objetivos es indispensable reducir el gravamen de las pymes.

Pero a pesar de esta medida que puede beneficiar a este tipo de empresas, hay otros tributos que pueden complicarlas mucho la situación como es el caso del Impuesto de Patrimonio y Sucesiones, que se tendrá que revisar, dado que es muy diferente dependiendo de la Comunidad Autónoma donde esté registrado el negocio, y tenderá a unificarse.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies