A partir del 14 de abril, todas las empresas deberán tener listo el registro salarial con el fin de lograr la igualdad retributiva entre sexos.


El Real Decreto 902/2020, del 13 de octubre, aprobado por el Gobierno en noviembre busca la igualdad retributiva entre mujeres y hombres, en virtud del cual todas las empresas deberán contar con un registro salarial con el objetivo de lograr la plena igualdad retributiva entre ambos sexos.

Dicho decreto entrará en vigor el próximo 14 de abril y lo que implica es un registro salarial en forma de documento donde se muestren los valores medios y los medianos de todos los salarios de los trabajadores de una empresa. También deben incluir los complementos salariales y las percepciones extrasalariales, desagregados por sexos y distribuidos por grupos profesionales, categorías profesionales o puestos de trabajo iguales o de igual valor.

Por la igualdad

En dicho documento, obligatorio en todas las empresas, se verán reflejados todos los trabajadores de cada empresa independientemente de su cargo con el objetivo de evitar la discriminación laboral por razón de sexo en lo que a los sueldos atañe. Del mismo modo será una herramienta para identificar y corregir las diferencias retributivas evitando la discriminación.

Todo ello con independencia de si el contrato es a tiempo completo o a tiempo parcial y sin importar la categoría profesional. El empresario es quien debe elaborar el registro retributivo, pero tiene que consultar a la representación legal de los trabajadores.

La Administración inspeccionará de manera conveniente que las empresas cumplan con esta nueva regulación desde su entrada en vigor, e impondrá severas sanciones a quienes no lo cumplan.

Este registro se realizará con carácter general de manera anual, a no ser que dentro del periodo haya una modificación sustancial de alguno de los elementos del registro.

No cumplir con esta obligación que en materia de igualdad supone una infracción grave de las relaciones laborales, según se recoge en la LISOS (Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social). Estas se pueden sancionar con multas de 626 a 6.250 euros.

Además, si la Inspección de Trabajo detecta que la empresa no dispone del registro salarial, e  incurre en una discriminación por razón de sexo, la infracción sería muy grave y podría sancionarse con multas de hasta 187.515 euros.

Puedes ampliar la información en el siguiente link: https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2020-12215

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies