Después de duras negociaciones, los plazos de devolución de los préstamos ICO se pueden ampliar hasta tres años más de lo acordado inicialmente con el banco.

Con la llegada de la pandemia la economía se paralizó de golpe y porrazo, sobre todo en el momento en que el confinamiento decretado en marzo de 2021 estableció el cierre de todas las empresas no esenciales. Los ingresos se evaporaban, pero los gastos de alquileres, proveedores, etc, continuaban. En ese momento los créditos ICO fueron una tabla de salvación para muchos negocios que no tenían otra opción. Con la situación económica que estamos atravesando y el futuro tan incierto, en torno a 550.000 autónomos y empresas se benefician de los préstamos ICO.

La petición de dinero al Instituto de Crédito Oficial por parte de los profesionales se disparó. Las principales ventajas de estos créditos como los períodos de carencia y de devolución parecían el sostén al que agarrarse de momento con el objetivo de no dar el cerrojazo para siempre.

La ignorancia frente a lo que se nos venía encima en el instante del confinamiento, hizo creer a muchos empresarios y autónomos, que, tras ese breve cese, la actividad se retomaría y con ella volverían los ingresos para empezar a remontar económicamente y poder así devolver los préstamos solicitados para atravesar el bache.

La dura realidad demostró que nada era tal y como deseábamos y que el horizonte sanitario y económico se iba endureciendo según pasaban los meses. Muchas pymes y autónomos no volvieron a retomar su actividad profesional, pero los créditos estaban pendientes de pago y hacerlos frente no iba a resultar sencillo.

Ampliación de los plazos de los ICO

Ante la grave situación en la que estamos inmersos, mucho se ha debatido para intentar poner soluciones a este problema, y por fin, la Unión Europea ha dado su visto bueno a que los plazos de devolución de las cantidades solicitadas a través de los ICO se puedan devolver ampliando el plazo hasta en tres años más de los acordado inicialmente con las entidades bancarias.

En cuanto al período de carencia, este se amplía otros doce meses sobre lo pactado inicialmente, siempre y cuando el plazo inicial no supere los 24 meses.

Los requisitos para solicitar la ampliación de los plazos pasan porque los solicitantes de los préstamos ICO lo hayan hecho antes del 18 de noviembre de 2020 tienen hasta el próximo 15 de mayo para solicitar al banco la ampliación de los períodos de devolución o carencia.

Esta condición no es obligatoria en caso de que se tenga la posibilidad de poder devolver la cantidad solicitada en el plazo estimado.

Ante esta medida hay que tener claro que el banco está obligado adaptarse a estas nuevas condiciones temporales y en ningún caso puede condicionar la ampliación de los plazos a la contratación de ningún servicio o producto adicional (un seguro, una tarjeta o similares) ni aplicar costes sin justificación.

Para que esta medida no suponga un perjuicio para las entidades bancarias, se establecen deducciones del 50% en los costes de aranceles y gastos notariales que deba asumir el banco.

Si el solicitante se acoge a esta ampliación de los plazos debe estar al día en el cumplimiento de sus obligaciones con la entidad bancaria, tanto de las derivadas del préstamo ICO como de deudas de cualquier otra naturaleza.

Además, es necesario que el autónomo o empresario no conste como moroso en el Registro Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) en el momento de solicitar la ampliación y que la entidad bancaria no haya comunicado a este Registro ningún impago del deudor. Tampoco puede estar dentro de un proceso concursal, ya sea empresario o trabajador por cuenta propia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies