El batacazo económico del 2020 no tiene precedentes, y recuperarse de esta catástrofe es el objetivo más inmediato, pero la gran pregunta que nos hacemos todos es ¿cuándo y cómo llegará esa recuperación económica?

La economía mundial empezará a crecer con la llegada de 2021, según los expertos es un dato innegable, pero conocer las claves y pronosticar estE futuro inmediato a nivel económico ya es otra cosa. Según el último informe de la OCDE  (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), España crecerá un 5% en 2021 y un 4% en 2022. Quizás este dato no es tan alentador como quisiéramos, pero al menos es un dato al que poder agarrarnos para tener esperanza de futuro.

Según el informe presentado por el Banco de España a finales de 2020, los economistas coinciden en que concretamente podremos notar la recuperación a partir del segundo semestre del año que acabamos de comenzar. Será a partir de entonces, cuando despunte tímidamente el crecimiento de los sectores más afectados por la crisis.

Claves para la recuperación económica en 2021 1

Las previsiones de cara a 2021

Las previsiones de cara al próximo año no se han hecho esperar  y el presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas, Antonio Pedraza, avanzó que “si las circunstancias son normales en el primer semestre del año, el crecimiento se va a notar en el segundo”. Otra de las pistas que destacó en su pronóstico es que si el sector turístico empieza a levantar cabeza durante el próximo verano, que es tal y como se espera, nuestro país estará más cerca de la recuperación debido al peso económico de este sector a nivel nacional.

De este hecho dependerá mucho el repunte económico, ya que España cuenta con un retraso importante respecto a otros países europeos.

Pedraza pronosticó que la recuperación del Producto Interior Bruto (PIB) subirá el año que viene un 6% o 7%, lo que se coloca en un punto intermedio con respecto a las previsiones del Banco de España, que lo sitúa entre un 4,1% y un 8,6%, y por debajo las previsiones del Gobierno, que espera un 9,8% de máximo, ya que “el crecimiento se inicia desde bases muy bajas”.

El sector turístico, la gran esperanza

Lo queda claro, a tenor de las palabras de Antonio Pedraza, es que es imprescindible la recuperación de sectores como el turismo, que ha sido uno de los más perjudicados por la crisis de la Covid-19.

Aparte de esta evidencia, otro de los factores en los que hizo hincapié es que el objetivo a cumplir se basa en mejorar el modelo productivo. España es un país en el que el sector servicios representa el 75% de los ingresos, y una de las actividades principales de este sector es el turismo. De esta forma, el turismo en nuestro país, nacional o internacional, se presenta como uno de los motores de la economía española. De este sector y su recuperación depende que otros como la hostelería y el ocio, vinculados a él, remonten de nuevo su actividad. A ello se añade que si los resultados de la vacunación fueran positivos, y la movilidad entre países se recuperara, el turismo llegaría a incrementarse hasta en un 80%, lo que supondría una inyección económica más necesaria que nunca.

La necesaria recuperación de las grandes empresas

El tejido económico que mantiene nuestro país hace que la recuperación de las empresas de mayor tamaño sea indispensable, ya que ello estará íntimamente ligado a la recuperación de todo el resto, ya que la buena situación de las empresas más grandes resulta básica para el crecimiento de los pequeños negocios.

Este engranaje es muy sencillo de entender, ya que alrededor de las empresas más grandes se mueven satélites más pequeños que funcionan como proveedores de diferentes sectores, las pymes. De esta manera, si los grandes necesitan los servicios de los pequeños, todos crecerán y retomarán un ritmo de vitalidad que se había perdido.

Los fondos europeos, el alimento para los pequeños negocios

Tras la vacuna como el primer elemento renovador para que la situación mejore, el segundo lo conforman las ayudas europeas, que según los expertos es indispensable que se destinen al pequeño negocio. El gran problema a este respecto es que dichos fondos se han destinado a fines determinados como son: la digitalización, la industria limpia o el medio ambiente, pero actualmente las necesidades más acuciantes son otras, como reactivar el tejido productivo para que la economía pueda ir recuperándose cuanto antes.

Ante esta incongruencia, se echa de menos un comité de expertos que decida cómo distribuir los fondos, o al menos un consenso entre el sector público, el Gobierno y el sector privado, parece que todos se va a decidir entre el ejecutivo y las comunidades autónomas. Este hecho, calificado de lamentable, puede hacer que incluso la previsión de crecimiento se reduzca a la mitad.

Muchos factores a tener en cuenta

Todas estas previsiones se hacen de cara a un futuro inmediato en el que la vacunación funcione de forma óptima y el despegue pueda dar comienzo, pero todos los riesgos entran en juego ante el panorama más actual que pasa por una tercera ola de contagios ya confirmada. A este mal dato hay que sumar la insolvencia de las empresas y la finalización cercana de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo.

Todos estos elementos hacen que las dudas asalten las previsiones hechas a finales de 2020, ya que esos datos de contagio dominarán las decisiones de los agentes económicos. Por eso hay que estar muy atentos a los datos diarios del Ministerio de Sanidad para poder vislumbrar el desarrollo económico más inmediato. Ya que de ello depende que el temor de las empresas se vaya diluyendo a medida que la vacunación sea efectiva. Ya que la segunda ola que sufrimos durante el año pasado, se tradujo en una importante contracción económica.

Un proceso muy lento

Con este hoja de ruta para el 2021 lo único que podemos asegurar al 100% es que el proceso de recuperación será muy lento, mucho más de lo imaginado incluso por los más pesimistas. Este hecho no es solo una circunstancia a nivel nacional, sino para el resto de países europeos, una muestra de ello es que el Banco Central Europeo pretende acrecentar hasta los 1,85 billones de euros y alargar hasta 2022 el plan de compra de deuda ligado a la crisis sanitaria, que garantiza una financiación barata a los Gobiernos. Con esta medida se busca un balón de oxígeno para que la economía pueda ir tirando, ya que el camino que tenemos por delante será largo y tedioso.

Desigualdades en el mercado laboral

Mientras todo esto ocurre el mercado laboral también se resiente, con las cifras de paro ascendiendo las desigualdades también se han visto fortalecidas. Los sectores más perjudicados son los trabajadores jóvenes y las mujeres. Si nos atenemos a los datos, casi el 41% de los jóvenes españoles de menos de 25 años está desempleado. Esta cifra indica que estamos en el doble del paro juvenil si nos comparamos con la Oficina Europea de Estadística y estamos a la cabeza del resto de países de la zona.

En lo que respecta al empleo femenino, el desempleo se ha cebado con las mujeres, ya que además de ser un sector muy vulnerable de por sí, la crisis sanitaria no ha logrado más que recrudecer este hecho.

El pronóstico para los autónomos

Con todos los datos sobre la mesa hay que hacer un capítulo aparte para los autónomos, ya que no se prevé una recuperación de este sector hasta el segundo semestre de 2022. La base de esta afirmación parte de que muchos de ellos están vinculados al consumo social, la hostelería y el ocio.

España es un país con un número elevado de autónomos y microempresas, y ello dibuja un panorama en el que son muchos los afectados por la crisis, por lo que hace más difícil la recuperación económica. A ello hay que sumar la enorme caída del consumo privado y el fuerte ahorro doméstico que se ha ejecutado durante el 2020, y de momento, y ante la incertidumbre, parece que esta tendencia seguirá en auge. Sin estabilidad el ritmo de gasto se ralentiza y eso perjudica enormemente al sector del trabajador por cuenta propia. La baja demanda de servicios continuará persistiendo de momento viendo como ha despegado el inicio del 2021 sumido en la temida tercera ola de contagios.

Con este panorama continuarán sus problemas de endeudamiento y la dificultad para solicitar créditos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies