El 23 de septiembre se aprobó la regulación del teletrabajo tras un intenso proceso de diálogo social. Una regulación muy necesaria en este momento en el que esta modalidad está imponiéndose y es más útil que nunca.

El Acuerdo Tripartito de Trabajo a Distancia que se aprobará como Real Decreto-ley, para su posterior tramitación como proyecto de Ley ordinaria, recoge los siguientes contenidos:

Capítulo I

  • El ámbito de aplicación, incluyendo el trabajo a distancia que se preste, en un periodo de tres meses, un mínimo del treinta por ciento de la jornada.
  • Las definiciones de trabajo a distancia, teletrabajo y trabajo presencial.
  • Las limitaciones y supuestos excluidos, dando cabida al trabajo de menores y en contratos formativos, siempre que al menos un 50% de la jornada sea presencial.
  • El principio de igualdad y no discriminación, respecto al trabajo presencial, salvo aquellos derechos Inherentes al desarrollo del trabajo en el centro de trabajo de la empresa.

Capítulo II

  • El acuerdo de trabajo a distancia, con su contenido mínimo, las obligaciones formales -forma escrita, copia básica y registro en los servicios públicos de empleo-, destacando el carácter voluntario para ambas partes.
  • El ejercicio de la reversibilidad, sometido a la voluntariedad y el acuerdo, el carácter acordado de las modificaciones del acuerdo individual de trabajo a distancia, la ordenación de las prioridades de acceso al trabajo presencial -limitado a los casos de trabajo a distancia desde el inicio de la relación laboral a jornada completa-, así como la remisión a la negociación colectiva en el procedimiento, criterios y preferencias para dicha reversibilidad.

Capítulo III

  • Derechos vinculados a la carrera profesional -promoción y formación -.
  • Derechos relativos a la dotación y mantenimiento de medios, equipos y herramientas y al abono y compensación de gastos, estando a lo acordado en el acuerdo individual y, en su caso, en la negociación colectiva.
  • Derechos sobre el tiempo de trabajo: horario flexible, sometido a lo previsto en el acuerdo individual o en la negociación colectiva, y registro horario en los mismos términos que en el trabajo presencial.
  • Derechos a la prevención de riesgos laborales, resolviendo la ausencia de permiso para la visita del domicilio de la persona trabajadora mediante la determinación de los riesgos a través de la Información recabada del trabajador, según las instrucciones del servicio de prevención.
  • Derechos relacionados con el uso de medios digitales y ejercicio del derecho a la desconexión, a definir por la empresa con la participación o audiencia de la RLT, respectivamente, sin perjuicio del papel que pueda desarrollar la negociación colectiva.
  • Derechos colectivos de las personas que trabajan a distancia, donde la negociación colectiva podrá establecer las condiciones para garantizar el ejercicio de tales derechos.

Capítulo IV

  • Facultades de organización, dirección y control empresarial en el trabajo a distancia, incluyendo la protección de datos y seguridad de la información y el cumplimiento por la persona trabajadora de sus obligaciones y deberes laborales.

Las disposiciones adicionales, primera y segunda, se refieren al papel complementario o dispositivo de la negociación colectiva y la regulación del trabajo a distancia para el personal laboral al servicio de las Administraciones Públicas.

o             La disposición transitoria primera:

  • Preserva los convenios y acuerdos colectivos durante su vigencia y si esta no estuviera definida, durante un año, prorrogable hasta tres por acuerdo.
  • Los  acuerdos individuales  no  derivados  de  acuerdos  o  convenios  colectivos, tendrán un plazo de tres meses para formalizarse o adaptarse a la nueva regulación.

o             La disposición transitoria segunda prevé un régimen transitorio respecto del personal descrito en la adicional segunda.

o             La disposición transitoria tercera excluye de la aplicación de la norma el teletrabajo de la COVID, teniendo que aportar las empresas medios, equipos, herramientas y consumibles y dejando a la negociación colectiva la compensación, en su caso, de gastos.

o             La disposición final primera básicamente deroga el artículo 13 del ET, sobre trabajo a distancia.

o La disposición final segunda establece un procedimiento judicial especial aplicable a las reclamaciones sobre acceso, reversión y modificación del trabajo a distancia.

o             La disposición final tercera modifica la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social para tipificar como infracción grave la referida al incumplimiento de la obligación de formalizar el acuerdo de trabajo a distancia.

o             La disposición final cuarta recoge el título competencial bajo el que se dicta el Real Decreto-ley.

o             La disposición final quinta prevé su entrada en vigor a los veinte días de su publicación

El texto completo del Real Decreto se puede leer en el siguiente enlace: Link

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies