El sector del automóvil necesita un revulsivo inmediato que le haga despegar después del parón provocado por la pandemia. El Gobierno lo ha entendido así y ha acelerado el plan de ayudas tan necesario para que el resultado se obtenga lo antes posible y ayude a la transición energética.

Los primeros datos que hemos conocido sobre las ayudas pasarán por centrarse en una dotación de 3.750 millones de euros y se aprobará a lo largo de las próximas semanas. Este plan contempla al sector automovilístico como una factor clave dentro del conjunto de la economía española.

En cuanto a los detalles  lo que se ha podido conocer hasta el momento es que las ayudas servirán para financiar la renovación del parque de vehículos y promover reformas legales y estímulos legales y fiscales para el sector.

Según palabras de Pedro Sánchez  uno de los objetivos fijados de cara al nuevo plan pasa por la renovación del parque automovilístico, puesto que permitirá cambiar a vehículos con “menos gasto”, e irá de la mano de los planes de transición energética del Ejecutivo.

El plan, que pronto verá la luz, contará con una partida de 450 millones destinada a la renovación del parque automovilístico español y también el de la Administración por vehículos de energías alternativas y cero emisiones y turismos con motores de combustión eficientes que cuenten con las etiquetas A o B de la Dirección General de Tráfico (DGT) y emisiones de dióxido de carbono (CO2) de menos de 120 gramos por kilómetro.

También se incluyen medidas a corto plazo a aplicar ya desde este mes de junio por importe de 450 millones de euros, que se dividen en 250 millones de euros para un programa de renovación del parque, 100 millones de euros para el nuevo Plan Moves y otros 100 millones para actualizar el parque de vehículos de la Administración por modelos sin emisiones.

Uno de los objetivos principales del plan se centra en que esa renovación contará con 250 millones de euros de presupuesto, para sustituir los vehículos más antiguos y contaminantes por otros más limpios y seguros a través de criterios medioambientales y bajo el concepto de “neutralidad tecnológica”.

Así, estos 250 millones de euros se destinarán a incentivar la adquisición de turismos, vehículos comerciales ligeros, vehículos industriales pesados y autobuses y estará vinculado, al igual que planes anteriores como el PIVE o el Renove, a achatarrar un vehículo antiguo por cada uno que se adquiera nuevo.

Para poder solicitar las ayudas de este plan, los turismos adquiridos no podrán tener un precio de más de 35.000 euros y de 45.000 euros en el caso de personas con movilidad reducida o de vehículos con etiqueta ‘Cero’.

Plan especial para impulsar el sector del automóvil 2

¿A qué se compromete el sector?

El planteamiento de este plan cuenta con un compromiso del sector, que será el encargado de aportar un descuento igual al que aplique el Gobierno a través de las ayudas públicas.

Cuando el solicitante pida la ayuda para un turismo de menos de 10 años, el modelo nuevo tendrá que tener unas emisiones de CO2 por debajo de 120 gramos por kilómetro recorrido y contar con las etiquetas A o B de la DGT.

Las subvenciones públicas se distribuirán de forma diferente en función de las emisiones del vehículo adquirido y se aplicará un apoyo extra al achatarramiento de vehículos con una antigüedad de más de 20 años, así como a las personas con movilidad reducida y a los hogares con ingresos mensuales de menos de 1.500 euros.

Las previsiones del Ejecutivo son que este plan de renovación se experimente por cada millón de euros inyectado una reducción anual de emisiones de 716.000 toneladas de CO2, así como de 4.600 toneladas de óxidos de nitrógeno (NOx) y de 400 toneladas de partículas.

Plan Moves, otra novedad

Otra de las novedades es que se pondrá en marcha el Plan Moves, un programa de impulso a la movilidad eléctrica y sostenible, desde este mes de junio y que contará con una dotación de 100 millones de euros.

Esta medida apoyará la adquisición de vehículos de energías alternativas, entre los que se incluyen vehículos eléctricos y también los de transporte pesado impulsados con gas natural, así como la expansión de la infraestructura de recarga de los vehículos eléctricos, además de los sistemas de bicicletas eléctricas compartidas y también impulsará acciones para lograr una movilidad eficiente a los centros de trabajo.

El Ejecutivo contempla que por cada millón de euros gastado en esta herramienta, gestionada por las comunidades autónomas, se generen hasta 4,1 millones de euros adicionales a la economía del país y también un incremento de los ingresos fiscales.

Otro de los apartados que también ayudará al impulso del sector es que el Gobierno inyectará otros 100 millones de euros entre 2020 y 2021 para renovar la flota de vehículos de la Administración por modelos con la etiqueta ‘Cero’ de la Dirección General de Tráfico (DGT), salvo que dichos modelos no puedan satisfacer las necesidades exigidas.

Por otro lado, la DGT también valorará una actualización, a través de un acuerdo con el sector y el resto de agentes, de las etiquetas medioambientales de los vehículos, con el objetivo de tener una propuesta en seis meses.

Este cambio responde a la evolución tecnológica que han experimentado los vehículos y busca catalogar de una forma más adecuada las innovaciones experimentadas en el marco actual, aunque existe la posibilidad de añadir nuevos distintivos. Otra medida contemplada a corto plazo en el plan del Ejecutivo para el sector del automóvil es poner en marcha las adaptaciones normativas necesarias para alcanzar el objetivo de contar con 50.000 puntos de recarga de coches eléctricos en España para 2023

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies