¿Alguna vez has oído hablar de la inteligencia económica y empresarial? Si tu respuesta es negativa y eres empresario o autónomo, debería prestar atención a lo que te vamos a contar. La inteligencia es una herramienta útil para la consecución de los objetivos empresariales con el menor grado de incertidumbre posible.

El próximo 20 de febrero Aseyacovi celebrará un Desayuno de Trabajo en su sede a las 09.00 de la mañana conducido por Ana Páramo, experta en la materia. Pero mientras te damos algunas claves sobre esta temática para que puedas tener un punto de inicio. Si quieres asistir a este Desayuno ponte en contacto con nosotros en el 91 845 38 99 o en el correo electrónico: aseyacovi@aseyacovi.org.

Una de las herramientas más potentes a nuestro alcance, que podemos utilizar si buscamos el éxito en los negocios, es la inteligencia empresarial. Esa inteligencia basada en datos precisos y bien analizados favorecerá que nuestra toma de decisiones sea la más acertada según la necesidad de cada momento. De ese modo evitaremos tomar decisiones impulsivas que conlleven riesgos o pongan en peligro nuestros intereses comerciales.

Implantarla en nuestras empresas consiste en aplicar el ciclo de inteligencia, que comienza con la planificación de las acciones para posteriormente proceder a obtener información y analizarla. 

El objetivo que buscamos es ser más competitivos. Es una metodología que permite a las empresas, a grandes rasgos, recolectar, organizar, analizar y distribuir la información necesaria para ser competitivos en los diferentes mercados en los que opera.

Los beneficios de su uso son múltiples: controla los riesgos y potenciales amenazas externas, permite eficiencias y ahorros de coste, oportunidades dejadas por los competidores, el desarrollo tecnológico sectorial, I+D y de producto, la calidad de servicio, informes geoestratégicos; en suma, aprovechamiento de oportunidades en general.

La base de la inteligencia económica

La Inteligencia Económica es una ingeniería de la información y su transformación en conocimiento. Para poder llegar hasta la base debemos de partir de elementos como: procesos, técnicas, herramientas, estrategias y tácticas utilizadas por los servicios de inteligencia de los estados, al mundo de la economía y los negocios.

Explicado de una manera más sencilla, se trata de recolectar, interpretar, analizar, valorar y difundir la información de una manera que nos sea útil a la hora tomar decisiones.

Si logramos utilizarla en nuestro beneficio, lograremos que nuestra empresa llegue a ser más competitiva y eficaz.

Este valor añadido se verá perfectamente reflejado en la cuenta de resultados de nuestro negocio, así que planteárselo como una inversión es un acierto.

¿Dónde aplicarla?

Cuando se realizan transacciones empresariales hay muchos valores en juego que son susceptibles de ser analizados, y aunque resulta complicado para aquellos que no están especialmente familiarizados con ellos, su papel es fundamental a la hora de lograr el éxito comercial una vez que se han cribado. Analizar esa información y extraer conclusiones puede ser el camino al éxito.

Si logramos extraer lo más importante de esos datos y aprovecharlo en nuestro favor para futuros negocios, ya tendremos parte del trayecto ganado. Es en ese momento cuando los podremos utilizar para tomar las decisiones más oportunas.

Todos los sectores pueden beneficiarse de esta técnica, cualquier ámbito utiliza procedimientos o herramientas en los que poder utilizar la Inteligencia Empresarial. Así que, si todavía no estás aplicando esta disciplina, deberías ponerte al día y ver todo lo que puede ofrecerte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies