El 2 de julio el Tribunal Supremo daba en una sentencia un paso trascendental para los autónomos que tropiezan y quieren comenzar una nueva aventura empresarial. A partir de ahora se permitirá que los emprendedores en quiebra puedan librarse de gran parte de las deudas que tengan contraídas con Hacienda y la Seguridad Social con el objetivo último de facilitar los mecanismos que permitan su segunda oportunidad.

La sentencia amplía la capacidad de los juzgados de lo mercantil para decidir sobre si se condona hasta un 70% de las deudas que los autónomos, en situación de insolvencia, hayan contraído con la Administración. Además, el Supremo deja en manos de los tribunales la potestad de que la cantidad que quede fuera de la quita se pueda pagar de forma fraccionada en un periodo de hasta cinco años, previo acuerdo de un plan en el que se tenga en cuenta la capacidad económica del autónomo afectado por la quiebra.

La Ley de Segunda Oportunidad que se aprobó en el año 2015 dejaba fuera la exoneración de los créditos con el Fisco y la Seguridad Social. Muchos autónomos que no han podido salir adelante han tenido que cargar además con enormes deudas e intereses. La sentencia implica una buena noticia para aquellos autónomos que vuelvan a retomar una nueva oportunidad empresarial.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies