La respuesta es afirmativa, existe la posibilidad de jubilarse como autónomo a partir de los 60 años, pero eso sí, con unas condiciones muy concretas que afectan a pocos casos.

Para ello la Seguridad Social requiere que el trabajador tenga la condición de mutualista, y además cumpla unos requisitos que son los siguientes:

  • Tener menos dos años, como máximo, a la edad exigida que resulte de aplicación en cada caso. Es decir, que si actualmente, la edad legal de jubilación para cobrar el 100% de la pensión pública está en 65 años y ocho meses. Conforme a este criterio ahora podrían solicitarla los que tengan 63 años y ocho meses (dos meses más tarde que en 2018).
  • Encontrarse en alta o situación asimilada al alta.
  • Acreditar un período mínimo de cotización efectiva de 35 años. Del periodo de cotización, al menos 2 años “deberán estar comprendidos dentro de los 15 inmediatamente anteriores al momento de causar el derecho o al momento en que cesó la obligación de cotizar, si se accede a la pensión de jubilación anticipada desde una situación de alta o asimilada al alta sin obligación de cotizar”.

Cuantía de la prejubilación de autónomos

Una vez se cumplen con los requisitos, el autónomo puede empezar a recibir la pensión de prejubilación, que nunca será una pensión íntegra.

Dicha pensión de jubilación se percibe íntegra solo si se llegan al periodo mínimo cotizado que está establecido en 37 años desde el año 2027, o a la edad legal (se va atrasando hasta los 67 años en 2027). Sin embargo, los coeficientes de penalización se van aplicando por tramos en función de la cotización. De esta manera si, por ejemplo hoy en día un autónomo tiene 63 años y cuenta con 38 años cotizados. Hoy en día la edad legal de jubilación son los 65 años (desde la reforma que tuvo lugar en el año 2011), por lo que podría prejubilarse. Sin embargo, tendría que aplicar un 2% por cada trimestre de antelación. En este caso sería una reducción del 16% del 100% de su base reguladora que cobraría si se jubilara con 65 años.

Planificar una jubilación más cuantiosa depende de cada uno. Un autónomo puede prejubilarse, sí, pero tendrá restricciones, por lo que deberá considerarlas en función de su caso concreto. Además debe cumplir una serie de requisitos y, como máximo, podrá hacerlo dos años antes de lo que le correspondería.

Otras alternativas a tener en cuenta

Si nuestra intención pasa por acceder a una prejubilación sin tener que considerar las penalizaciones, el consejo de los expertos es que seamos previsores, de modo que planifiquemos de la mejor manera posible una buena jubilación con una serie de alternativas. Gracias a ellas el autónomo se puede prejubilar, con una buena pensión.

  • Plan de pensiones. Una de las opciones es abrir un plan de pensiones. Este producto ofrece la posibilidad de que el autónomo vaya aportando dinero, obteniendo una alta rentabilidad por él. Además, estas aportaciones se pueden desgravar de la declaración de la renta. De esta manera, una vez llegue el momento de la jubilación anticipada, el autónomo puede contar con este dinero, unido al que le resulte de restar el porcentaje por las penalizaciones aplicadas.
  • Seguro de vida. La otra de las opciones para asegurarse una mejor jubilación es tener un seguro. Si, por ejemplo, sufre algún accidente que le provoque una discapacidad. En este caso, el autónomo no podrá cobrar la pensión que le pertenecería y ejercer su profesión. Con un seguro, todos estos problemas se disipan, y el profesional autónomo podrá asegurarse una jubilación sin apuros.

:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies