El futuro de las pensiones está en el aire, ante este grave problema con el que venimos conviviendo desde hace unos años, Ruth LLauge, Family Banker de Banco Mediolanum, nos quiso dejar bien claro que la solución pasa por el ahorro.

Con esta problemática puesta sobre la mesa comenzaba el 64º Encuentro de Empresarias celebrado el 20 de noviembre. El futuro incierto, en cuanto a las pensiones se refiere, hace que a día de hoy todos tengamos que pensar con antelación en poner soluciones previas a nuestra jubilación. No hay otro camino que el ahorro según Ruth LLauge, que fue la encargada de conducir el encuentro de Empresarias del mes de noviembre.

El ahorro como solución 
Las necesidades económicas son permanentes a lo largo de nuestra vida, y de ello depende nuestro bienestar a largo plazo. Las pensiones tal y como las hemos conocido hasta el momento, están cambiando. El sistema de previsión pública de Jubilación actual nada, o a casi nada tiene que ver con lo que contemplábamos hace 15 años, de hecho ha dado un vuelco casi de 360º.

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social, creado en el año 2000, para hacer frente a los momentos de crisis o ciclo económicos bajos con el objetivo de mantener el equilibrio en el Sistema de Pensiones, YA NO SIRVE.

Los ingresos que recibe el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, provienen de dos vías, por una parte de las cotizaciones Sociales, y por otra de los impuestos, (con los que se financia la asistencia sanitaria, los complementos para mínimos de las pensiones y el Presupuesto del Instituto de Mayores y Servicios Sociales), son insuficientes para cubrir los gastos que tiene, cuya partida principal es el pago de las Pensiones.

El resultado de la fórmula es una descompensación entre ingresos y gastos que pone en peligro el hecho de que esas pensiones puedan estar cubiertas de aquí en adelante.

Nuestro Sistema actual se basa en un Sistema de reparto, es decir, con los ingresos actuales de las cotizaciones y los impuestos se cubren las pensiones actuales, pero como hemos dicho, los ingresos no son suficientes para cubrir todos los gastos; frente a ello está el Sistema de capitalización, que consiste en una hucha que acumula capital que se irá capitalizando para su utilización por el propio partícipe que la genera.es individual. En este sistema se basan los sistemas privados de pensiones.

Las últimas reformas suponen un retraso de la edad de jubilación, cambios en la base reguladora para el cálculo de las pensiones, freno a las jubilaciones anticipadas y modificación de acceso a la jubilación parcial o el avance de la edad de jubilación anticipada voluntaria.

Todo hace ver que tendemos a un sistema de pensiones mixto, formado por un sistema de reparto y por un sistema de capitalización, basado en sistemas privados.

La capacidad de reacción es fundamental
Ante este panorama la capacidad de reacción es algo muy importante, y ser consciente del problema nos permitirá reaccionar de la manera más adecuada a cada uno de nosotros. Aquí es donde tiene que intervenir el ahorro, con la cotización que hacemos a través de nuestros trabajos no es suficiente.

Ahora mismo estamos ante un problema estructural, que requiere de muchos cambios, pero que no son suficientes para paliar este grave problema. La edad de jubilación se sigue retrasando y las pensiones no crecen.

Aún estamos a tiempo de mejorar nuestra jubilación
La solución la debemos poner nosotros mismos, y el ahorro es la piedra filosofal para llegar a una jubilación con un mínimo de garantías. La fórmula depende de cada uno de nosotros, se trata de encontrar la que más se adapte a nuestras necesidades, bien sea a través de un plan de pensiones, ahorro a largo plazo destinado SOLO a la jubilación, etc.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies